Saltar al contenido
Nueva Fase

Elden ring seguirá siendo difícil y un gran reto, aunque con más ayudas

elden ring

Recordemos que el propio George R. Martin, quien colaboró con los chicos de FromSoftware para la creación del mundo de fantasía en el que se basa el título, nombró a Elden Ring como una secuela directa de la saga Souls, algo que encaja perfectamente ya no solo por el hecho de que sean los mismos creadores, sino también con el apartado artístico del título, así como sus desafiantes enemigos y mecánicas jugables, etc. Todo muy similar y en la línea de dicha saga de videojuegos.

Solo el hecho de nombrarlos ya trae pesadillas a la mente de los jugadores que los “disfrutaron” en su momento (si es que puede utilizarse dicha palabra para esos títulos) ya que la muerte es lo más habitual en ellos y cada enemigo, aunque no sea un jefe final, supone un gran desafío para avanzar en la aventura, con el riesgo de poder perderlo casi todo con cada nueva muerte. Sin embargo, Hidetaka Miyazaki ha tenido a bien salir a hablar en público para tranquilizar a los jugadores acerca de lo desafiante que será Elden Ring, confirmando que en efecto se tratará de una aventura compleja de superar, sin la posibilidad de escoger nivel de dificultad alguno pero en la que contarán con más ayudas que en sus antecesores, por lo que tilda directamente a Elden Ring de ser un juego mucho más accesible para el público general, y no algo tan “nicho” como ocurría con las primeras entregas de la saga Souls.

Un juego más accesible y muy similar a Dark Souls III, así lo ha descrito Miyazaki

Entre esas facilidades que Miyazaki menciona encontramos las invocaciones o la posibilidad de tomar ciertos atajos, llegando a zonas donde se pueda mejorar el equipamiento y el nivel del personaje fácilmente evitando además por el camino a ciertos jefes finales. De hecho, se podrá completar el modo historia sin enfrentar a algunos de ellos, por lo que esto es algo que se mantiene durante todo el recorrido.

El propio director de FromSoftware compara mucho Elden Ring con Dark Souls III, en el sentido de la libertad de acción para el jugador al tratarse de un juego de mundo abierto, y la libertad en la toma de decisión a la hora de enfrentar situaciones y/o combates, potenciando el sigilo y el juego táctico, unas mecánicas jugables que los fans de la saga pedían ya que ciertamente estaba algo olvidada favoreciendo otros elementos relacionados con el combate directo.