Saltar al contenido
Nueva Fase

El origen de los videojuegos

historia videojuegos

La industria de los videojuegos se encuentra en pleno auge actualmente. Durante las últimas décadas hemos sido testigos de un crecimiento exponencial enorme y prácticamente todos los estudios de mercado nos plantean una mejoría aún mayor para los años venideros, por lo que podría decirse que la popularidad de los videojuegos parece no tener límites. Sin embargo, hoy nos tomaremos un breve “respiro” de noticias, avances o próximos lanzamientos para echar la vista atrás, al pasado, y no a ese futuro tan prometedor… porque queremos hablarte acerca de su origen, cómo fue concebido el primer videojuego y cuál fue su autor, entre otras muchas cosas.

Hay que saber de donde venimos para ver dónde vamos, como diría aquel. ¡Así que acompáñanos en este viaje en el tiempo!

Cómo empezó todo

El mundo de la ciencia y las mentes más brillantes que lo componen siempre han estado ligados al surgimiento de los videojuegos, una de las industrias de ocio más importantes hoy en día. En la década de los 40, el físico Edward Uhler Condon creó un juego matemático bastante simple que exhibió en la feria Mundial de New York, el cual tuvo bastante éxito y enfrentó a miles de personas frente a las decisiones logísticas y algorítmicas de la máquina, siendo esta vencedora en 9 de cada 10 casos. Sin embargo, por formato, funcionamiento, etc. La mayoría de los usuarios no lo consideran el primer videojuego de la historia. Ese honor le ha sido concedido a William Higinbotham (sí, ese mismo, el creador de la bomba atómica). En 1947, entró a formar parte del Laboratorio Nacional de Brookhaven y fue ahí donde, con el tiempo, desarrolló el que (ahora sí) los más puritanos datan como el verdadero primer videojuego: Tennis for Two. En octubre del año 1958 el laboratorio tenía planificada una jornada de puertas abiertas, y a Higinbotham se le ocurrió que estaría bien desarrollar algún elemento interactivo con el que acercar de otra forma a la gente a la ciencia y, de paso, animar dicho evento. Fue así como (y tras solo unas pocas horas de desarrollo) surgió Tennis for Two. El nombre no era casual, puesto que a través de dos sencillas barras (una vertical y otra horizontal) se simulaba un campo de tenis y los jugadores debían de seleccionar en qué ángulo saldría disparada la pelota, para golpearla a posteriori e intentar ganarle puntos a su rival.

Como no podía ser de otra forma, el “experimento”, que utilizaba para su funcionamiento un osciloscopio conectado a un ordenador analógico, terminó siendo todo un éxito y había incluso colas de gente que quería probarlo. Sin embargo, pese a tener nombre propio y a su popularidad exprés, no dejaba de ser un proyecto especialmente pensado para la ocasión que pronto cayó en el olvido, e inclusive se dice fue desmontado para ensamblar nuevas piezas de otros nuevos proyectos. Aún así, fue suficiente para sembrar las bases de todo lo que vendría de cara al futuro. De hecho, el famoso “Pong”, que se lanzó 12 años después, se basa precisamente en esa misma premisa, por lo que podríamos decir que fue el sucesor espiritual de Tennis for Two.

Las consolas y el formato actual

Debían pasar algunos años más hasta que en 1967 se desarrollara la primera consola del mercado, y que acercaba algo más tanto la idea como el formato del mundo de los videojuegos a como lo entendemos actualmente. La “caja marrón” (Brown Box, así se le conocía a dicho prototipo) de Ralph Baer (apodado como el “padre de los videojuegos”) vió su lanzamiento oficial a nivel comercial finalmente como Magnavox Odyssey en 1972, tan solo algunos meses antes que la famosa Atari, considerada a menudo (y de forma errónea) como el primer sistema casero de videojuegos. Bien es cierto que esta última, sin embargo, tuvo una vida útil mucho mayor y desarrolló experiencias más plurales en cuanto a juegos y ocio se refiere frente a la primera, que tan solo daba la posibilidad de jugar a una limitada variedad de títulos, entre los que encontrábamos el ajedrez o las damas y algunos pocos juegos deportivos.

Atari fue una consola que también estableció lo que se conoce hoy en día como una compañía enfocada en el mundo de los videojuegos de forma profesional, así como tambiéen tuvo que sufrir la primera gran recesión en el mundo de los videojuegos, que duró desde 1983 hasta 1985, pero como todos sabemos ya este hecho estaba lejos de significar el final de la industria. De hecho, las cifras y los buenos números de aquella época ya auguraban un muy buen futuro para todo lo que aconteciera al mundo de las consolas y los videojuegos, y así se ha ido confirmando con el paso del tiempo. Es gracias a todos estos hechos (que hoy en día nos parecen tan lejanos) que podemos disfrutar del entretenimiento que nos proporcionan los videojuegos hoy en día, los cuáles además están a un nivel muy superior en cuanto a gráficos, controles, modelados, programación, etc. Beneficiándose de todos los avances tecnológicos e informáticos que ha vivido el ser humano y plasmándolos en títulos icónicos cuyos límites tan solo lo ponen la imaginación y la creatividad de sus desarrolladores.